Comprar criptomonedas

 

 

Empresa
Información
Criptomonedas
Acto criptomoneda
Företag
24option

Una plataforma líder
Gran selección de criptomonedas
Stoploss och trailing stop
CFD Service

Diferente criptomoneda:
Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple, IOTA, Dash
Depósito mínimo: 100€
Ansök



Företag
IQoptions

Una plataforma líder
Gran selección de criptomonedas
Stoploss och trailing stop
CFD Service

Diferente criptomoneda:
Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple, IOTA, Stellar, Neo
Depósito mínimo: 10€
Ansök



Företag
Plus500

Una plataforma líder
Gran selección de criptomonedas
Stoploss och trailing stop
CFD Service

Diferente criptomoneda:
Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple, IOTA
Depósito mínimo: 100€
Ansök



Företag
Avatrade

Bonificación en depósito ahora mismo!
Gran selección de criptomonedas
Stoploss och trailing stop
CFD Service

Diferente criptomoneda:
Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple, Dash
Depósito mínimo: 100€
Ansök



Företag
Easymarket

Corredor regulado
Gran selección de criptomonedas
Stoploss och trailing stop
CFD Service

Diferente criptomoneda:
Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Ripple
Depósito mínimo: 100€
Ansök




 

Todo sobre criptomonedas: Qué son y cómo comerciar con ellas

Las criptomonedas son ahora protagonistas en diversos medios tanto de negocios como generales, generando un alboroto en los límites de su alcance en las negociaciones, hasta llegar a crear cierto miedo en el mercado de ganar un estatus especial: el llegar a ser una alterativa real a las monedas y medios de pago tradicionales.
 
A pesar de ello, es innegable que, por ahora, la etapa en el comercio de criptomonedas se dé básicamente en el E-comercio. Pero entonces, ¿Qué son exactamente?, ¿Cómo comerciar con ellas? y ¿Cuáles son las principales? Son algunas de las dudas que aclararemos a continuación.
 

¿En qué consisten las criptomonedas?

Pueden definirse como monedas digitales que operan independientemente de los bancos y los gobiernos, operando generalmente descentralizadas y que dependen de cifrado para garantizar la máxima seguridad. En este sentido, la función principal de las criptomonedas es poder realizar pagos en línea sin la necesidad de intermediarios de una manera completamente exenta de riesgos. Existen varios tipos: Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Ripple. Desarrollaremos cada una de ellas más adelante en el artículo.
 
Excepto para algunas criptomonedas como Ripple, casi todas operan de un modo no centralizado, por lo que no dependen de un solo eje que controle todo, como es el caso, por ejemplo, del Banco Central Europeo, quien controla el costo del dinero a través del proceso de impresión, siendo un proceso contrario a la forma libre y pseudo anónima que caracteriza a las criptomonedas. Por otro lado, una criptomoneda también permite enviar y recibir dinero con comisiones muy bajas.
 
Tipos de criptomonedas
Después del éxtio de Bitcoin y, de hecho, en base al éxito de ella, nacieron una serie de otras criptomonedas. A continuación mencionamos las principales:
 
Ethereum: Posee una plataforma descentralizada para crear y publicar contratos inteligentes
Ripple: Orientada a bancos y grandes instituciones, lo cual permite reducir los costos de gestión. Éste sistema está completamente centralizado.
Litecoin: Fue una de las primeras criptomonedas creadas después del Bitcoin; y gran parte de su código se deriva de ellas. Difiere en que las operaciones son mucho más rápidas con ésta moneda, convirtiendo las operaciones en más fáciles de realizar.
 

Invertir en criptomonedas: Trading de CFD

Muchas personas desean invertir en criptomonedas porque aquellas que lo intentaron en el pasado han logrado retornos que podrían llamarse estratosféricos. Las criptomonedas se caracterizan por presentar precios que cambian mucho y muy rápidamente.
 
Este factor es importante para quienes quieren invertir, ya que solo mediante el uso de plataformas de negociación o trading de CFD “Contratos por Diferencia”-referidos a contratos que se establecen entre el el comerciante y el agente sin poner en juego la totalidad del valor por parte del comerciante, sino poniendo éste una garantía sobre el mismo- será posible beneficiarse realmente del carácter volátil de ésta moneda. Asimismo, si el precio del activo aumenta, el precio del CFD sufrirá el mismo cambio.
 

Ventajas del CFD

Los CFD son un instrumento financiero muy distinto a otros, por lo cual es importante conocer lo que las caracteriza y las ventajas en su uso.
 
Comisiones menores. Dado que no se produce un intercambio real de activos con los contratos de CFD, los costos de transacción son bajos. Por ejemplo, en el mercado de valores se tiene que pagar comisiones tanto cuando se desea abrir una posición, como cuando se desea cerrarlo. Lo cual no sucede en el comercio de CFD.
 
Gracias al apalancamiento financiero existe la posibilidad de abrir posiciones mucho más grandes que el capital realmente invertido.
Negociación práctica: para negociar CFDs es suficiente tener solo un teléfono inteligente o una computadora, pudiendo operar desde cualquier parte del mundo. Además la burocracia es mucho más ágil que una cuenta bancaria.
 

¿Qué se necesita para operar con CFDs en criptomonedas?

Apertura de una cuenta. Se necesita simplemente una cuenta con un corredor que ofrezca productos apalancados (referidos a aquellos en los que existe crédito, por lo que la inversión no se realiza en totalidad con el capital propio).
 
Si bien las criptomonedas no están influenciadas por todos los factores que normalmente afectan las monedas tradicionales, es importante tener un conocimiento completo del mercado en que se opera.
 
Aplicar una estrategia. Decidir qué estrategia dependerá de los objetivos y preferencias, saber cuál es la adecuada es fundamental para el éxito.
Iniciar abriendo una posición. Se debe ingresar el número de contratos para su posición, definir los términos de cierre y hacer click en “comprar” si se cree que el valor de la moneda aumentará o “vender” si se cree que reducirá.
 
Cerrar la posición. Una vez alcanzado el objetivo, o si se cree que es mejor detener las pérdidas, se puede cerrar la posición haciendo un pedido contrario a la apertura, es decir, si se ha comprado se tiene que vender.